LLOP i BAYO, Francesc - Catedral de Huesca - Informe sobre la torre, las campanas y los toques

Catedral de HUESCA
Informe sobre la torre, las campanas y los toques

Dr. Francesc LLOP i BAYO
Equipo de recogida de datos
Vicent ESPAÑA i LAVEDA; Juan Ignacio GONZALO ÁLVARO
Fecha de la recogida de datos: 04/07/1989 y 04/07/1993
Fecha del informe: 09/09/1994

El GREMI DE CAMPANERS VALENCIANS recibió el encargo del Ministerio de Cultura de España de hacer el inventario de las campanas de las Catedrales españolas . En su primera fase, el trabajo recogió las características de las campanas, de las torres y de los toques de las campanas de la Corona de Aragón. En una segunda fase se recogieron los datos de las campanas de otras veinticinco catedrales de una franja vertical de la península, que comprende la Andalucía Oriental, la Comunidad de Murcia, Castilla-La Mancha, la Comunidad de Madrid, parte de Castilla y León, el País Vasco y Navarra.

Estado de la torre

Descripción
SARTHOU dice
La primitiva torre del XIV, por razones que se ignoran, fue reedificada siglos después, junto a la portada. Es de cuadrada planta y octógono el cuerpo superior, teniendo por remate un pobre chapitel.
La torre fue restaurada recientemente por el exterior y conserva en gran parte la disposición interior original.
Estado de conservación
El estado de conservación del interior de la torre es totalmente deprimente: para subir la escalera hay que escalar por una rampa de excrementos y de cadáveres de palomas. Las aves entran en la escalera porque fueron arrancadas las puertas de paso a las distintas habitaciones, y porque los vanos que dan al exterior carecen de rejas.
Visitas pÚblicas
La torre no tiene, afortunadamente, acceso pÚblico.

Campanas

Conjunto actual: croquis de la torre
La torre actual de la Catedral de Huesca tiene siete campanas, de uso litÚrgico, dispuestas en una planta (aunque la pequeña está instalada debajo de la mayor).

CampanaNombreInstalaciónAutorAño
1El cimbalico Te Deumrepique mecánico 1915
2La Lucíarepique mecánicoBALLESTEROS1896
3La de Oraciones, la Pacienciarepique mecánico 1818
4La de Corpus, la de Primarepique mecánico 1500ca
5La Lorenza, la del Fosal, la de los Perdidosrepique mecánicoCONSTANTINO LINARES (CARABANCHEL BAJO)1928
6El Santo Cristo, la medianarepique mecánicoJACINTO BARNOLA (BARBASTRO)1829
7La María, la mayorrepique mecánicoJACINTO Y FRANCISCO BARNOLA (BARBASTRO)1850

En la torre se encuentran numerosos grafitos, que no han desaparecido porque la restauración de la torre no ha sido afortunadamente completada: en casos similares, como la catedral de València, la obsesión de los nuevos arquitectos por "sacar la piedra" - algo que aborrecían los constructores medievales - tuvo como resultado la desaparición de esta importantísima documentación: a menudo es el Único modo de establecer una relación de aquellos campaneros que, en los Últimos siglos, dedicaron años al toque de las campanas.
Así hemos podido saber que Francisco IÑIGUEZ entró de campanero en 1737. Juan PARDO era campanero en 1914. Lorenzo RIVARES, otro de nuestros informantes, aunque sea a través de una entrevista periodística, firma su nombre el 1-3-1929, posiblemente la fecha en que tomó posesión de su cargo.
No hemos podido establecer con exactitud la denominación de las campanas de la Santa Iglesia Catedral de Huesca. CALVETE, nuestro principal informante, habla en su trabajo de estas campanas, ¡y siempre cita seis nombres, cuando hay siete! Además, sus dos relaciones no coinciden, y ha sido preciso bucear en las numerosas entrevistas a las que se ha prestado, para deducir que la "de Prima" puede ser la del Corpus, desde luego la más antigua de la torre y seguramente de la propia ciudad, mientras que "la del Fosal" debe ser la nueva de San Lorenzo, o "Lorenza".
Proponemos los siguientes nombres para un conjunto de campanas, que se encuentra en un estado de conservación tan degradado como la propia torre y otros elementos patrimoniales que la componen, como el interesantísimo reloj mecánico.
Nombre de las campanas de la Catedral de Huesca
Nombre propuestoCALVETE (1)CALVETE (2)ANÓNIMO (3)BENÍTEZ (4)
NombreAñoNombreAño
El cimbalico Te Deum El cimbalico Te Deum
La LucíaLucía, el cimbalico1896Santa Lucía1896 La Lucía
La de Oraciones, la PacienciaLa de Oraciones1881La de Oraciones1818 La Paciencia (5)
La del Corpus, la de PrimaLa del Corpus La del Corpus La Corpus Christi
La Lorenza, la del Fosal, la de los PerdidosPrima, San Lorenzo1929San Lorenzo1928San Lorenzo, llamada de los perdidosLa Lorenza
El Santo Cristo, la MedianaEl Santo Cristo, la Mediana1829Santo Cristo1829
La María, la MayorLa María, la Mayor1850La María1850 La María
La del Fosal, antes de los Perdidos
La Bárbara (6)
(1) CALVETE HERNÁNDEZ, PASCUAL Campanas de las Catedrales de las Diócesis más importantes de España y de Aragón f. 23s
(2) CALVETE HERNÁNDEZ, PASCUAL Campanas de las Catedrales de las Diócesis más importantes de España y de Aragón f. 58
(3) ANÓNIMO El Personaje: Pascual Calvete Hernández "Nueva España" - Huesca - 09/01/1977
(4) BENÍTEZ, J. J. Lorenzo, el campanero de Huesca Entrevista a Lorenzo Rivarés
(5) Sin duda la de Oraciones: coincide el tamaño y la fecha
(6) Sin duda la Lorenza, que también tiene los nombres de Bárbara, Pedro, Pablo y Catalina
Campanas históricas
Todas las campanas existentes en la torre son históricas, y solamente una tiene el yugo de hierro, posiblemente datado en el mismo momento de su refundición, 1928. Por lo que parece, en ese momento la campana cambió de advocación, recibiendo no sólo uno sino varios nombres de santos de acuerdo con los nuevos valores de su época, mientras que antes era "la del Fosal" (por su orientación), "la de los Perdidos" (por el Último toque de la noche que se realizaba con esa campana).
Destrucciones
Las campanas, segÚn afirma Lorenzo RIVARES, no fueron destruidas por su influencia durante la guerra civil, sino que fueron desmontadas y dejadas en el propio suelo de la sala de campanas, siendo vueltas a instalar una vez acabada en Huesca la contienda.
Electrificaciones
Durante las dos visitas efectuadas a la Catedral, encontramos dos sistemas diferentes para tocar las campanas, a cada cual más defectuoso y peor instalado. Ambos se basan en el toque mediante electromartillos de las campanas, y se cambiaron los mecanismos, de una a otra vez, seguramente no por estar averiados, sino por no haber sido convenientemente conservados: en vez de reparar los aparatos pusieron otros nuevos.
El sistema se basa en la idea, equivocada, que el volteo se puede imitar colocando dos martillos desfasados, de manera que no percuten en lados opuestos de la campana (a 180º grados de oposición) sino a unos 100º entre el uno y el otro, de modo que tañen en nodos distintos. La diferencia es apenas perceptible, porque el sonido del volteo no está generado por la vibración de la campana y por el movimiento del bronce, que suena a veces "dentro" de la torre y a veces "fuera", creando unos efectos sonoros muy característicos.
El sistema instalado en la Catedral de Huesca no sólo es malo porque no reproduce con fidelidad el sonido: es muy peligroso ya que si por alguna avería, siempre posible debido al estado de degradación de la torre y de las instalaciones eléctricas y mecánicas, percutiesen los dos electromartillos a la vez, podrían romper, sin lugar a dudas, la campana. Con los primeros motores instalados, convenientemente conservados, se podía "imitar" el volteo con un sólo mecanismo por campana, ya que estos electromartillos, trifásicos, son lo suficientemente rápidos como para permitir repeticiones del toque, incluso en menos de medio segundo.
Los Últimos mecanismos, obra de aficionados, no sólo reaccionan mal, sino que están instalados de manera totalmente provisional y chapucera.

Toques de las campanas

Toques manuales
Los toques manuales han desaparecido de la torre. La actual instalación impide los toques manuales, y no reproduce los toques ni los ritmos tradicionales.
Durante la primera visita aÚn estaban instaladas las cuerdas para producir los hermosos y creativos "redobles" característicos de la Catedral y de las Parroquias de Huesca. En estos momentos no sólo han desaparecido las cuerdas: uno de los badajos ha sido serrado, por capricho de los instaladores de los electromartillos.
Toques mecánicos
Los toques mecánicos están limitados al repique eléctrico doble de todas las campanas, no estando contemplado el "bandeo" o volteo tradicional. El conjunto mecánico ofrece pocas posibilidades rítmicas y sonoras.
Campanero
CALVETE fue posiblemente el Último campanero manual de la torre, aunque antes lo habían sido muchos otros. En la actualidad, y visto el estado de degradación de las instalaciones, no creemos que nadie toque manualmente las campanas, y que tampoco se haga un mínimo mantenimiento que no sea la reparación de averías.

Reloj

Mecánico
En la torre existe, abandonado y lleno de palomina, un magnífico reloj mecánico, ciertamente monumental, ya que mide 120 cm de alto por 190 de largo y por 77 de ancho. Estaba montado sobre un bastidor de madera de 70 cm de alto por 210 cm de largo por 87 de ancho, y sus pesas debían caer por unos huecos realizados, muy toscamente, en los diversos niveles de la torre.
El mecanismo es de extraordinario interés ya que es una pieza clave para el conocimiento de la evolución de los relojes monumentales: aunque realizado al estilo de los llamados "relojes de herrero", pudiéndolo datar en el siglo XVIII, tiene innovaciones del XIX que son revolucionarias en su momento: tiene peine de repetición de hora (los antiguos tocaban las horas solas) y un péndulo con regulador bimetal, para absorber mejor las variaciones de temperatura, y ser más exacto.
El reloj, por su antigüedad, y por las innovaciones técnicas que aporta, merece una mejor atención que la que tiene.
Suponemos que el mecanismo es, como suele ser habitual, de titularidad municipal, aunque ignoramos qué campanas tañía, ya que es usual en las catedrales que los toques horarios se realicen con campanas distintas de las litÚrgicas
Electrónico
Suponemos la existencia de un mecanismo que gestione los toques automáticos de las campanas, aunque no hemos podido estudiarlo.

Estado del conjunto

Analizaremos el estado de las instalaciones, desde el punto de vista de conservación del patrimonio, teniendo en cuenta cómo se conservan las instalaciones históricas, de qué manera reproducen los toques tradicionales y cómo permiten la interpretación de esos toques de manera manual.
En este caso, la electrificación ha supuesto una ruptura con la tradición, una introducción de unas sonoridades mucho más limitadas, y la imposibilidad de realizar los antiguos toques tradicionales.
Conservación de las instalaciones
La electrificación, típica de técnicos poco preparados y sin escrÚpulos, significó en este caso la inmovilización de la instalación tradicional, ya que primero los motores y luego los electromartillos actuales, han sido puestos de manera que impiden todos los toques tradicionales, incluso los repiques.
La poca profesionalidad de los instaladores ha servido, al menos, para proteger, por omisión, las instalaciones tradicionales, de tanto valor como las campanas, aunque hayan sustituido el yugo de madera del cimbalico Te Deum por una viga de hierro, colocando la campanita de modo que suena mal e impide el toque de la Maria.
La instalación actual, propia de escolares o de aficionados, tiene el grave riesgo de la posible rotura de las campanas si tañen los dos martillos a la vez, pero vistas sus deficiencias y su mala colocación, es probable que no cese de dar continuas averías. La colocación de vigas de hierro no sólo impide los toques manuales sino que, al estar instalada tan deficientemente, afectará, seguramente, a la fábrica de la torre.
El mantenimiento de las campanas pequeñas en una posición baja dificulta aÚn más la expansión de su sonoridad, mermada en el caso del cimbalico por la viga de hierro que aumenta el timbre metálico de la campana, empobreciendo su sonoridad y resonancia.
En cuanto al reloj mecánico, abandonado, seguramente subsiste por su gran peso, que dificulta su desguace y su bajada de la torre.
La instalación electromecánica presenta las siguientes deficiencias:
CampanaDeficiencias en su instalación
El cimbalico Te DeumLos dos martillos excesivamente bajos
La LucíaMartillos demasiado pequeños: sólo tocan la punta. Levemente altos
La de Oraciones, la PacienciaLos dos martillos excesivamente altos
La del Corpus, la de PrimaUn martillo pega en su punto, otro levemente bajo; pueden pasar: campana gótica.
La Lorenza, la del Fosal, la de los PerdidosBadajo puesto a un lado; los electromartillos pegan correctamente.
El Santo Cristo, la MedianaHan dejado electroimán antiguo; badajo original cortado; los dos martillos nuevos pegan 5 cm excesivamente altos
La María, la MayorLos martillos pegan ligeramente altos
Reproducción mecánica de los toques tradicionales
La actual instalación trata de reproducir los volteos, sin mover las campanas, con unos repiques muy deficientes (debido a la lentitud de respuesta de los martillos mecánicos).
La falta de un ordenador adecuado para la gestión de los toques limita aÚn más las posibilidades de la instalación, que sólo reproduce una parte mínima y extremadamente simplificada de los toques tradicionales.
Posibilidad de ejecución de los toques manuales
La actual instalación, concebida como una electrificación definitiva frente a los campaneros, impide totalmente los toques manuales, ya que es preciso quitar todas las instalaciones mecánicas para realizar los volteos. La ausencia de accesorios en el cimbalico impide su volteo manual. Los repiques se ven dificultados por los mecanismos para el toque mecánico de las campanas.

Propuestas

Protección
En la torre se encuentran dos elementos que han de ser protegidos de manera específica: la campana del Corpus, gótica, y el mecanismo del reloj. La campana debe ser incoada como Bien de Interés Cultural, mientras que el reloj debe ser incluido, también de manera individual, en el Inventario General de Bienes Muebles, por su alto valor.
Las campanas del siglo XIX tienen cierto interés, y solamente puede ser refundidas después de una cuidadosa documentación, en caso de rotura. Las dos campanas de este siglo son también apreciables, pero también bastará su documentación exhaustiva antes de refundirlas, si es necesario.
Intervenciones urgentes
Ajuste de las instalaciones mecánicas
Deberán ajustarse urgentemente los diversos electromartillos actuales, teniendo especial cuidado en la Única campana antigua de la torre, la del Corpus. También deberá instalarse de manera más segura y decente la batería y los cables de los mecanismos en funcionamiento.
Limpieza de la torre
La limpieza de la torre, incluyendo la intervención en la escalera y los diferentes niveles del edificio, no debe limitarse a quitar los excrementos, sino que hay que cubrir todos los vanos con una celosía suficientemente tupida para evitar la entrada de los pájaros, pero a su vez tan diáfana para que no impida la expansión del sonido y no cause un impacto visual innecesario. Hay precedentes de rejillas en torres como la Catedral de València donde se ha evitado la plaga de las palomas, sin afectar a la estética de las ventanas. No deberán tirarse durante la limpieza los elementos y accesorios antiguos, tirados por el suelo, como son todos los componentes del reloj, el pequeño yugo de madera del cimbalico. Los motores, electroimanes, viguetas y otros elementos inservibles de la anterior instalación deben desaparecer de la torre.
Limitación de los toques
Vista la deficiente instalación de los mecanismos, a pesar de haber sido revisados y ajustados, y tras la necesaria limpieza de las instalaciones, deben limitarse la duración de los toques de las campanas, no sólo porque ponen en peligro las instalaciones, sino porque producen efectos muy limitados y muy poco tradicionales.
Restauración
La deficiente electrificación tiene al menos una ventaja: las instalaciones tradicionales se encuentran conservadas en gran parte, y por tanto la restauración será menos difícil y cara que en otras Catedrales.
El proyecto de restauración deberá tener en cuenta tres aspectos diferentes: recuperación de la acÚstica, recuperación de los toques y recuperación de las técnicas tradicionales.
Restauración acÚstica
Las campanas que los han perdido deben recuperar sus yugos de madera originales, para volver a encontrar su acÚstica, su volumen sonoro y la seguridad de los bronces y de la fábrica. En el caso de los dos cimbalicos parece recomendable instalar estas campanas, que seguramente repicaban y oscilaban, sin llegar a bandear, mucho más altas, de modo que su sonido se expanda con más facilidad y claridad. La campana nueva, al menos de este siglo, que tuvo desde los orígenes un yugo de hierro, debe ser provista de otro de madera, similar a los existentes en las demás campanas grandes, para mejorar notablemente su sonoridad, y disminuir el peligro de rotura en caso de bandeo.
El mantenimiento de los yugos de madera no impide la sustitución de los antiguos cojinetes de bronce por otros rodamientos de bolas, más fáciles de conservar y que precisan un esfuerzo menor para su uso. Sin embargo tanto los yugos como sus fijaciones deben ser minuciosamente conservados.
Restauración de los toques
En el caso que se mantengan los repiques, éstos deben colocarse a un lado de la campana, de manera que no impidan el toque manual, especialmente el bandeo y los repiques. Los electromartillos han de ser suficientemente rápidos para poder reproducir, sin limitaciones, los toques tradicionales, especialmente los redobles: los primeros motores, hoy desmontados, si se hubiesen colocado y conservado correctamente, eran capaces de tocar estos rapidísimos repiques.
Los motores de bandeo, en caso de instalarse, deben reproducir los toques tradicionales con sus variantes locales, y no impedir, bajo ningÚn concepto, los toques manuales. Dichos motores deben ser de los llamados de impulsos, que reproducen los gestos del campanero, haciendo oscilar las campanas, progresivamente, y no frenándolas en absoluto, ya que carecen de reductora; estos mecanismos pueden funcionar con las instalaciones tradicionales, de yugos de madera, como ocurre en la Catedral de València. Se recomienda el empleo de un ordenador para la ejecución automática no sólo de los llamados toques de aviso, sino de aquellos cíclicos tradicionales, como son los toques de Angelus tres veces al día, el de ánimas al anochecer, o los repiques de víspera de domingos y festivos.
Restauración de las técnicas tradicionales
La limpieza d e la torre, la restauración de los accesorios, la instalación de motores adecuados y en el lugar conveniente, pueden permitir que se toque manualmente las campanas, al menos para las grandes ocasiones.
En cualquier caso toda actuación sobre las campanas, la instalación, el reloj y los toques deberá ser supervisada y autorizada por los Servicios Competentes de Patrimonio de la Comunidad Autónoma, de acuerdo con la Ley de Patrimonio.
De manera subsidiaria debiera tenderse a la formación de un grupo de campaneros, que se encargasen del mantenimiento de las campanas y de los toques manuales de las grandes celebraciones.

Bibliografía empleada

  • HUESCA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © LLOP i BAYO, Francesc (1994)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-09-2017
    Convertir a PDF