Ermita de Nuestra Señora de la Balma - CASPE (ARAGÓN)

Inventario de Campanas

Ermita de Nuestra Señora de la Balma - CASPE (ARAGÓN)

(Referencia: 10700)

Fecha de construcción 1843
Descripción Hay que tener en cuenta que desde tiempo inmemorial las familias de esa parte de Caspe, llamada el Muro, se reunían por la tarde en la calle y rezaban el Rosario con toda devoción, sin tener ni capilla, ni imagen de la Virgen alguna para ello. Pero desde que se conoció el hecho de la aparición de la Virgen de la Balma, con sus circunstancias y los milagros que sucedían, se hizo la capillita y ante ella se rezaban todas las devociones de aquel barrio.

Crecía el entusiasmo, y sin organización alguna surgió el propósito de hacer fiesta a la Virgen de la Balma; se hizo la fiesta, que se repetía todos los años; y así siguió esta devoción por mucho tiempo.

Uno de los dueños de solares de aquel barrio, muy devoto de la Virgen, y a la vista de la devoción de las familias de barrio, dedicó un solar pequeño para que sobre él se edificara una capilla, una iglesita, y llenos todos del mayor entusiasmo ante ese arranque de piedad, comenzaron a construir la iglesita que se hizo por prestación personal y limosnas; unos picaban la piedra, que otros traían en sus carros o con sus caballerías; otros compraban el yeso y la cal; otras acarreaban otros materiales; y al fin se terminó felizmente la iglesita; se hizo sencillo retablo, se colocó la imagen y se terminó en el año 1843.

Se hacía fiesta solemne, con Misa de Terno y sermón con el Santísimo Sacramento expuesto; procesión; y al día siguiente Misa de Difuntos en la propia capilla.
Por la tarde, desde la víspera de la fiesta, y por nueve o diez días, se rezaba el Rosario, se cantaba la Salve y los Gozos, inspirados en los que se cantaban en Zurita. Un coadjutor de la Parroquia dirigía estos actos piadosos.
En la capilla se celebraba la Santa Misa muy frecuentemente, hasta en algunos días festivos; y en ella había más cultos que en las demás capillas de la Villa.
El altar o retablo era de madera, que se doró en el 1885, cuando el cólera azotaba a todos los pueblos, Caspe entre ellos. La imagen era buena, de madera, pero sin pastor.

Tenían un buen cáliz, buenos y abundantes ornamentos, en especial una preciosa casulla de terciopelo verde, de seda.
A los festejos que se hacían en las fiestas de la Balma acudían los dulzaineros, que tocaban parte muy principal.
A las doce de la víspera, los dulzaineros y el tamborilero recorrían las calles de la Villa tocando composiciones populares; el dulzainero era un tal José Vicente, al que llamaban de apodo el Madrillero; después vinieron los de Alcañiz, o los de Maella o los de Fabara.
La noche de la víspera había, después de la Salve, de los Gozos y del Rosario, baile popular y los mozos rondaban por el lugar y recogían cosas de comer y de beber, que se les daba; y al amanecer se hacía la Albada o desayuno con las cosas que habían recogido.
Había dos imágenes: una para el altar de la capilla y la otra para llevarla en la procesión, la cual imagen se guardaba en la iglesia del convento de las Capuchinas. Allí se iba a buscarla el día de la fiesta y se iba con ella a la Parroquia. Se hacía la fiesta y la procesión recorría el trayecto largo, que decían.
Al día siguiente, como se ha dicho, se celebraba la Misa de Difuntos por los Cofrades y bienhechores fallecidos; y durante la octava se celebraban Misas rezadas en la capilla, primeramente por los difuntos, pues que tenían la preferencia, y después las de devoción.
La fiesta principal se celebraba, y se celebra, el primer domingo de septiembre.

Destruido todo lo del interior de la capilla, las familias devotas han restaurado la capilla; han hecho construir una buena imagen de madera al escultor local señor Paltor; y siguen todas las costumbres antiguas que hoy se pueden seguir; pero en especial el rezo del Rosario en la capilla a las tres de la tarde todos los días.

Texto procedente de: CACHO Y TIESTOS, Juan Antonio (2005 [1949 manuscrito]): “Las ermitas de Caspe, sus capillas y capillitas de fachadas”, Cuadernos de Estudios Caspolinos, Grupo Cultural Caspolino, Caspe (Zaragoza), nº 26, pp. 11-69.

Protección Declarada Bien de Interés Cultural
Campanas La ermita cuenta con una campana en espadaña de piedra, fundida en época anterior a la del edificio. Al frente tiene el monograma de Jesús y como mecanismo de toque un cigüeñal para los bandeos manuales desde el templo. Conserva el yugo de madera algo deteriorada y con óxido en los herrajes.
Toques tradicionales de campanas Difuntos, Fiesta, Misa, Rosario, ...
Autores
  • FERNÁNDEZ SALINAS, Fernando - SERRANO DOLADER, Alberto (08-08-2020)
  • 7 Fotos

    Fichas de todas las campanas

    Editor FERNÁNDEZ SALINAS, Fernando
    Actualización 27-09-2020

    Campanas actuales

    LocalizaciónCampanaFundidorAño fundiciónDiámetroPeso
    EspadañaJesús1350ca259

  • CASPE: Campanas, campaneros y toques
  • Francesc LLOP i BAYO; Xavier MARTÍN Metodología de los inventarios de campanas (1998)
  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    © Campaners de la Catedral de València (2021)
    campaners@hotmail.com
    : 28-02-2021
    Convertir a PDF